Sabias que...?
Categoria: ►Medio Ambiente

 

Un Futuro sin Bananas

 

La fruta comestible más popular del planeta es una mutante estéril y su monotonía genética la hace vulnerable a un extendido hongo.  

 

 

bananaLa banana podría desaparecer de los estantes de los supermercados y como elemento básico de la economía de algunos países africanos en el plazo de diez años.
Ese es el temor de los productores de la fruta más popular del mundo que están librando una batalla crecientemente desesperanzada contra las enfermedades que aquejan a una planta que no tiene la suficiente variedad genética como para sobrevivir.
  
Según la revista británica ‘New Scientist’(Nuevo Científico), el origen de la banana comestible es un accidente de la naturaleza.
Las bananas originales tenían tal cantidad de semillas en su interior que eran incomestibles, pero, hace unos diez mil años, en el sudeste de Asia, nació una banana mutante. 
 
El accidente consistió en que la nueva banana tenía tres copias de cada cromosoma en sus células cuando antes tenía dos. La nueva banana creció cuando cazadores-recolectores plantaron esquejes de esa primera banana comestible.  

Botánicos franceses descubrieron en el siglo XIX la variedad Gros Michel y la extendieron por el mundo. Pero la Gros Michel pereció a mitad del siglo XX como consecuencia de un hongo de la tierra: la enfermedad de Panamá.  

Como la banana mutante, sin semillas, es estéril, pudo sobrevivir hasta nuestros días, en su forma comestible, cuando unos botánicos británicos encontraron otra variedad Cavendish, menos sabrosa, pero resistente a la enfermedad de Panamá.  

La Cavendish es la banana que se come ahora en casi todo el mundo y sus plantaciones son las más sometidas a fungicidas en la agricultura contemporánea, para resistir otro ataque, el de la Sigakota negra, otro hongo, que ataca a las hojas y reduce drásticamente la cosecha.  
Pero una nueva versión de la enfermedad de Panamá, conocida como ‘race 4’, se extiende por el mundo desde su aparición, en Fiji, en 1961. Este es un hongo que, como su predecesor, se extiende por la tierra y que, por tanto, no es posible combatir con pesticidas.  

El resultado, según la revista científica, es que la esperanza de supervivencia de la banana está en la modificación genética. Pero es muy probable que la comestible simplemente se extinga. (íñigo gurruchaga / londres)
 

Este artículo lo envió: Ana Devaki Maldonado



Comentarios

Mariano
# Mariano
domingo, 01 de mayo de 2011 20:14
pues el tendero de mi calle y yo lo vamos a sentir mucho!!!

¿Y si las camufláramos de plátanos o de bellota alargada?

Para una fruta sin semilla que nos sale y mira que cerca va a firmar su fiquinito.

¿Tendremos que pedir responsabilidades al ministro de agricultura por de este escarnio fruteril?

Mc

Escribir Comentario

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios.